miércoles, 24 de febrero de 2010

MI COLEGIO


            
            Sábado, cuatro de la tarde.
Todos nos habíamos acicalado para salir. Normalmente hacíamos planes pensando donde pasar la tarde.
La planta de internos  estaba dividida en dos alas y un hall central donde nos reuníamos al sonido del timbre de llamada. Unos minutos después, aparecía el Hermano G. Se hacia un silencio sepulcral, sin que hiciese falta pedirlo, y su mano se perdía entre los botones de la sotana sacando lo que mas temíamos.
La libreta. La famosa libreta de tapas negras que era abierta por una pagina determinada, para dar comienzo al ritual.
El Hermano G nos miraba a todos con una sarcástica sonrisa, disfrutando el momento, antes de empezar a leer.
La longitud de la lista dependía de como había sido la semana y de su benevolencia  a la hora de evaluar si eras merecedor del castigo o no. Podía contener entre dos y veinte nombres y la lectura de cada uno, indefectiblemente, acababa con una palabra: “Retención”
Conocíamos perfectamente su significado. Implicaba, no salir hasta la semana siguiente.
Esas horas, en las que los mas afortunados conseguían pisar las calles de Zaragoza, otros, estábamos señalados por el destino para aparecer misteriosamente en esa libreta, aunque no supiésemos las causas y las pasábamos perdiendo el tiempo en nuestras habitaciones (teóricamente estudiando).
Por que, eso si, como era un colegio de lujo, teníamos habitaciones individuales

Eran los últimos coletazos de la época en la que imperaba la máxima de “La letra con sangre entra”, y se producían habitualmente escenas  que hoy serian calificadas de “malos tratos”, sin ningún pudor.
Había algunos “Hermanos” que eran conocidos por su facilidad a la hora de sacar la mano a pasear para dar bofetadas. Siempre hacíamos apuestas sobre la cantidad propinada en cada clase y el Hermano G era uno de los habituales ganadores. Impartía  Latín y su media estaba en mas de 100 bofetadas por hora, que era el tiempo que duraba la clase.
Pero el Hermano G, y alguno mas  como el, no eran considerados peligrosos entre nosotros. Ya estábamos habituados  a llevar la cara colorada de sus caricias. El problema estaba con algún otro que, por esto de la movilidad geográfica en el trabajo, que ya existía entonces, nos venia rebotado de algún otro colegio.
Hubo uno, el Hermano B que estaba completamente loco, y si tenias la mala suerte de cruzarte en su camino, o estar en su clase cuando se alteraba su neurona (no creo que tuviese mas de una) te podía pasar cualquier cosa.



Era la época en que empezábamos a fumar. El patio del colegio tenia un rincón, mas o menos oculto en el que algunos nos metíamos durante el recreo a fumar un pitillo. Aquel día yo no tenia ganas y no fume, pero entre con los otros tres chavales que íbamos habitualmente. Al terminar, salíamos con disimulo, pero en esa ocasión, el Hermano B nos vio.
Nos llamo a los cuatro y después de intentar averiguar lo que estábamos haciendo y no conseguirlo, nos puso de rodillas, delante de el en mitad del patio. Nos fue mirando uno a uno. Estábamos completamente acojonados.
De repente me pregunto que de que me reía No hace falta decir que  precisamente reírme, no me estaba riendo, mas bien todo lo contrario.
El  interpreto que si, y me dio la primera bofetada que me tiro largo al suelo.
El espectáculo había comenzado.
Me incorpore para ponerme otra vez de rodillas y vino la segunda, y la tercera y la cuarta…….
Los chavales se habían arremolinado a una distancia prudente, pero observaban con estupor, según me dijeron después.
Había, también tres “Hermanos” mas, que debieron encontrarlo divertido, por que no hicieron nada para pararlo.
Durante quince minutos estuvo golpeándome sin parar en movimientos repetitivos en los que yo caía al suelo y me volvía a levantar para esperar la siguiente.
Tuve suerte
A partir de la cuarta o quinta, deje de sentir dolor.
No paso absolutamente nada

Otro tipo de espécimen calificado también como peligroso eran los “Hermanos manos largas”
Estos, que también venían  exportados de otros colegios, no utilizaban la violencia, sino todo lo contrario.
Eran todo “amor y cariño” hacia nosotros. Por suerte hubo pocos durante mi época, pero, hubo uno que llamare Hermano X  que hizo la vida imposible a algunos chavales. Yo tuve suerte y me libre de ser “favorito” suyo, pero otros no tuvieron tanta suerte.
Era indignante el descaro con que se dedicaba a acariciar a crios que no se atrevían a abrir la boca por miedo a las represalias, durante las clases.
No paso absolutamente nada


En una ocasión,  otro interno como yo, recibió una carta de un amigo que paso la censura y se la dieron sin abrir.
El sobre contenía, además de una carta, recortes de revistas francesas en las que señoritas despojadas de sujetador, lucían unos hermosos pechos. 
Cuando vimos el material, además de poner unos ojos como platos, establecimos unos días en los que iríamos disfrutando de la contemplación de tan exquisitas fotografías.
Sabéis que ocurrió
Pues que el día que yo estaba extasiado en mi habitación admirando las tetas en papel couche que me habían dejado, el Hermano G abrió la puerta y me pillo.
Después de la consiguiente retórica, de haber requisado el material y de hacerme jurar que me iba a confesar al día siguiente, me dijo que se iba a pensar si se lo decía al director, por que eso era expulsión inmediata.
El director se entero tres meses mas tarde. No me expulsaron
Poco después de saberlo el director, tuve que ir a pedir permiso para algo a la habitación del Hermano G que estaba junto a la del resto de los internos.
Tenia el armario de su habitación abierto . En una repisa del armario se veían los recortes de revista que me había requisado meses atrás
No me atreví a preguntarle si se confesaba todos los días

Pase seis años de mi vida interno en ese “colegio” y a pesar de eso, no visito al psiquiatra
Me resulta bastante chocante la situación actual en la que las victimas han pasado a ser verdugos y viceversa en muchos casos
¿No puede haber un sistema educativo racional?
¿Tan difícil de conseguir es?


Mi buena amiga Capri publicó no hace mucho la antítesis de lo que seria este post. Su lectura me trajo recuerdos deseados y nunca vividos, y me decidió a escribir mi experiencia escolar.


  




Fotos tomadas de Google

14 comentarios:

© Capri dijo...

Si este relato es real, ahora comprendo tu comentario en mi blog.

Realmente terribles los abusos que cometian los curitas.

Carlos yo he estudiado en un colegio religioso, de todas maneras creo que debía de haber mucha diferencia entre los colegios regentados por monjas que por curas. Punto y aparte, es también el estar interno; supongo que tenía que ser mucho más duro, que el ser mediopensionista o alumn@ extern@.

En honor a la verdad, tengo que decirte que fui una rebelde indomable, castigos sufrí unos cuantos pero , salvo una bofetada que me lleve de regalo de la monja de música y que recibió el mismo pago de mis manos, nunca me dieron de leches.

Recuerdo que estando en 7º de E.G.B, tenía una profesora ( laica) que me tenía tres horas fuera de clase dos días a la semana, con el correspondiente retraso en los conocimientos de las materias que impartia, pero yo como no me callo ni debajo del agua, me harté de estar de florón y le planté cara.

Del cole me escapé cientos de veces,etc.. es decir y para resumir, muchas compañeras tengo la certeza de que las pasaron "putas" yo no, porque me la balanza siempre inclinó a mi favor.

Es triste que una persona tenga recuerdos asi de su colegio , cuando la infancia nos debe de traer gratos recuerdos.

Un beso


pd) Sobra decir que el relato esta genialmente escrito. .

Alís dijo...

Jo, Chinaski, es triste lo que cuentas, genera rabia e impotencia, sobre todo saber que algunos de tus compañeros aún tendrán ahora recuerdos peores y tal vez sí hayan necesitado psiquiatras.
Pero ¿sabes? fue un gusto leer este texto que se nota que has escrito desde adentro, porque estás en cada palabra. Me gustan tus relatos, los disfruto mucho, pero éste (y un poema que te leí, "Mercenario") son los textos con más vida que te he leído, aunque ambos tristes y dolorosos.
Te agradezco que te hayas abierto y hayas compartido con nosotros tus recuerdos.
Un beso grande

Von Rudy dijo...

A veces se pueden sacar cosas buenas de cosas no tan buenas. Y esta historia tuya - o confesión- puede ser terreno fértil para hacernos sorprender con futuras letras tuyas.

Mayte dijo...

Las historias que vivimos dan para mucho, bueno o no tanto, lo que importa es siempre aprender de lo que sea, y canalizarlo en algo que aporte cosas a los que nos rodean grande o pequeño, no importa, creo que tu lo logras.

Las dos únicas veces que me tope con gente nefasta que iban dando castigos al sol y gritos espeluznantes disfrazadas de profesoras d alto nível(y era en escuelas laícas eh, que yo siempre he ido por libre) era muy niña, pero siempre tuve la confianza y la seguridad para no quedarme callada, para defenderme dentro de mis posibilidades y también que mis padres estarían ahí para hacerlo por mi, contra cualquier abuso y así fue siempre. Yo calladita no me veo más bonita :P

Un bikiño ;)

Anónimo dijo...

Si conoces la historia de mi "alter ego", entenderás que a estos energúmenos les aplicaria la "Ley del talión", que probaran su propia medicina.

Mucho predicar de garganta para arriba y luego en la práctica, en aquella época; pocos se aplicaban sus doctrinas.

Hay muchas personas que, me temo, que han tenido que ir al psiquiatra por asuntos de esta índole.

Un abrazo.

Justine

alma dijo...

uyyyy...la regla, aún me acuerdo de ella

Escribir es seducir dijo...

DEBIO HABER SIDO DURO ESTAR SOMETIDO A TANTA "DISCIPLINA" PERO ESTOY SGURA QUE TAMBIEN CONSERVA BUENOS MOMENTOS CON SUS COMPAÑEROS

BUEN RELATO

SALUDOS AH LEI CARTERO MUY BUENO

Ondina dijo...

Pensaba que no tenía recuerdos malos de mi colegio. Hice memoria y lo encontré:

A los tres años me metieron en un colegio público, aquellos donde solamente existian una aula única.

Las pequeñas, por decirlo de alguna manera no sufriamos el acoso continuado de la maestra no asi las mayores les obligaba a meterse en un cuarto muy pequeño ( casi en cuclillas) bajo la escalera que daba a su vivienda, cuando no se sabian la lección.Alli se pasaban todo el día ( el cuarto de los ratones le llaban). Vi niñas orinarse del miedo al sufrir en sus manos el correspondiente azote con la regla de madera.

Un día no me supe algo, no puedo concretar de que se trataba, me entró tal pánico que nunca quise volver a pisar esa escuela.


Por suerte pronto me sacaron de alli donde imperaba el lema :LA LETRA CON SANGRE ENTRA.

Un beso entre mares.

Rochitas dijo...

Ya me voy a leer "Mercenario" lo delato Alis.
Muy bien contado.
En este país ha habido más de un caso de abuso de curas a chicos y demases.
Me encanta que haya revelado algo bien suyo.
Terminado "El cartero" sigue "Hollywood"? eso me quiso decir?
¿Vio mi lista? no me pasé un poquito?
"Ulises" amigo. ¡Que tema!
Así que le gustan los "no post". Lease Roch 2006/2007 :P

Rochitas dijo...

ya lo encontré para que no tengan que hacer la misma pesquisa lo copipasteo. No estaría segura de que es tan autobiográfico.

Camino descalzo sobre cristales rotos.
Busco en mis heridas motivos para no parar.
Corte sobre corte.
Sangre sobre sangre.
Camino por la vida pensando en desertar
Ni eso me esta permitido.
Soy muñeco, soy juguete, esclavo de mi soledad.
Camino, camino, camino y encuentro piedras al andar.
Piedras que forman rocas, rocas que forman montañas.
Montañas que ríen, de mi inútil caminar.
Camino descalzo sobre cristales rotos
Pies gastados, cansados, sucios,
Llevan mucho recorrido.
Andando en círculos
En una espiral
Asfalto, tierra, más piedras.
Camino descalzo sobre cristales rotos,
Lucho a mi pesar,
No tengo bandera.
Soy mercenario
Que se prostituye en un lupanar

Nieves dijo...

Recién llegada desde el blog de Mar "Gente pa to", te leeré despacito. Saludos.

Rochitas dijo...

Ya que ud es de venir y pedir o "sugerir" nuevos post, nuevas temáticas, lo voy a copiar.
Quiero leer en que anda ¿o se me quedó sentado en algún pupitre?

Rochitas dijo...

esto se llama : abandono de bloX, cortar el rostro y afines.
GRACIAS por Kundera. La insoportable levedad del ser ;)

H. Chinaski dijo...

Pido disculpas a tod@s por la falta de comunicacion, que no ausencia.

Recuperare el ritmo normal en breves

Un abrazo
H. chinaski