miércoles, 17 de febrero de 2010

RESTAURANTE DE PLAYA (I I)



Caminando llegamos al restaurante. Ella se quedo fuera mientras yo entraba a cambiarme de ropa rápidamente. Fuimos al pueblo de al lado a una discoteca.

La música estaba a un volumen ensordecedor y convertía una conversación en ejercicio imposible. La única ventaja que le vi es que obligaba a que tanto ella como yo nos tuviésemos que aproximar hasta acercar nuestras bocas a nuestros oídos para poder entendernos. Olía a mar y a jazmín. Su perfume era suave y embriagador. Me regalaba sus sonrisas sin el decoro y la prudencia que había que guardar en el trabajo. Me gustaba cada vez mas.

Apure el vaso para salir de allí y fuimos paseando hasta el paseo marítimo, donde todavía quedaba alguna terraza abierta y le propuse tomar la segunda.
Tina declinó amablemente la invitación. Había que trabajar al día siguiente.
La llevé de vuelta hasta su coche y al despedirnos me dio un beso…… en la mejilla. Me quede con ganas de más.


Desde la separación, no había mantenido ninguna relación seria con otras mujeres. Quería olvidar lo ocurrido, al menos, los aspectos negativos y no estaba con la predisposición necesaria para emprender una nueva aventura.


Siempre que podía, me iba un rato por las mañanas a darme un baño y tomar el sol. Necesitaba sentir la fuerza de los rayos en mi piel. Me gustaba.
Cuidaba mi imagen, y el color tostado que adquiría por el sol, era lo propio en un sitio de playa, máxime cuando trabajaba en un negocio de cara al público.


Deje mi toalla en la arena, y me fui a nadar hasta las rocas de un islote próximo, como cada día. Me gustaba bucear rodeado de multitud de peces de vivos colores que huían ante la presencia extraña. De vez en cuando, se acercaba la Zodiak de la Cruz Roja para advertir de la necesidad de señalizar la posición mediante una boya cuando se bucea, pero al ver que era yo, daban la vuelta después de habernos saludado y advertirme que tuviese cuidado. Regresé a la orilla y me tumbé en la arena. Conecté el Concierto para cuerdas de Telemann en el I Touch y me dispuse a disfrutar de la música.

- ¿Tiene fuego? Por favor


Abrí los ojos intentando no deslumbrarme por el sol y me encontré a treinta centímetros de mis narices dos hermosos pechos, que me hicieron pensar que estaba soñando. Los pechos iban acompañados de una preciosa y joven mujer que con un cigarrillo en la mano me miraba esperando una respuesta

- Perdón, le he molestado
- No, no en absoluto. Un momento

Después de varios intentos en que la brisa no dejaba que el encendedor cumpliese su cometido, ella se acercaba, ponía sus manos para proteger la llama y ante mi evidente torpeza por la proximidad de tan apetecibles protuberancias, decidí darle el artilugio para que lo encendiese ella sola.

- Gracias
- No hay de que

Se tumbó a un par de metros de donde yo estaba y la observé con cierto disimulo.

Tendría unos treinta años y un cuerpo de infarto. Unas gafas de sol me impedían ver sus ojos. De facciones bellas. Perfecta para una noche de locura, pensé.

Cogi la toalla y regresé hacia mi casa. 


Vivía en una antigua casa de pescadores, en el Paseo Marítimo, de dos plantas y que compré a los diez años de casarme. La fuimos reformando poco a poco y ahora era mi refugio, además de mi casa. Sentía por ella y el entorno un cariño especial. Sobre todo en invierno, cuando el bullicio de los turistas se trasladaba a las ciudades. Admirar la belleza del mar en los días grises y fríos paseando en solitario por la playa era una de mis debilidades.



Cuando la vi entrar sonreí y mis azules ojos empezaron a chispear.

Normalmente me encargaba de atender a los clientes desde su llegada, les tomaba nota de la comanda e intercambiaba algunas palabras con ellos. Muchos eran habituales y algunos casi amigos.

Iba sola. Llevaba media melena, de un tono castaño con mechas rubias. Todavía húmeda de la ducha Un vestido suelto, ibicenco, y unas sandalias completaban su informal indumentaria. Tenía unos preciosos ojos verdes, que ahora no ocultaban sus gafas.

- Hola, buenos días. ¿Viene sola?
- ¡Hola, que casualidad!. Si, vengo sola.

La acomodé en una mesa tranquila y le entregue la carta para que pudiese elegir.

Tres meses más tarde nos casamos. Fue una locura por mi parte, pero me enamoré como un adolescente y ella también aparentemente.

- El amor no tiene edad – me repetía a menudo

La diferencia de años era mucha, pero yo estaba ciego. A mis cuarenta y nueve años creí haber encontrado de nuevo la felicidad perdida y con una preciosidad de mujer que me quería. Ella tenía treinta y dos.
Al poco tiempo de casarnos, comenzaron los problemas. Sus gustos y los míos tenían poco que ver. Mientras yo adoraba la tranquilidad, ella quería salir. Las épocas estivales eran las de mayor trabajo y pasaba muy pocas horas en casa. Ella decía que se aburría mucho, que necesitaba actividad, pero nunca manifestó el menor interés en acercarse al negocio que nos daba de comer. Ni yo se lo propuse. Era una princesa. ¿Cómo iba a decirle eso?
Estaba completamente ciego. Yo trabajaba y trabajaba, para que ella tuviese todos sus caprichos y no veía nada más.


Una noche, al terminar de preparar las mesas para el día siguiente, vi que Tina se hacia la remolona y fue dejando que sus compañeros se marchasen.
Habíamos mantenido una buena relación desde el día de la playa, pero estrictamente profesional, a pesar de ello, notaba que me tenia cariño.
Intuí que quería decirme algo, así que cuando nos quedamos solos, le pregunté si le apetecía tomar algo y charlar un rato.
Le preparé un gin tonic y le pregunté directamente

- ¿Quieres decirme algo?

Se quedo callada unos instantes y después me espetó de golpe

- Tu mujer te engaña
- ¿Perdón?
- Que tu mujer te engaña
- Pero ¿que estas diciendo?
- La he visto
- Explícate. Estas haciendo una acusación muy grave. ¿En que te basas?

Yo intenté mantener la calma, pero empezaba a ponerme nervioso

- En dos ocasiones la he visto con el mismo hombre, entrando a un hotel en mi pueblo

Tina vivía a diez kilómetros de Santa María del Mar

- Pero ha podido ser una coincidencia
- No lo creo, tal y como los vi. Además, el recepcionista del hotel es amigo mío. La segunda vez, me acerqué con la excusa de saludarle y le dije que me había parecido ver a una amiga que acababa de entrar. Me sonrió con complicidad y me dijo que eran una parejita que iba a pasar un rato agradable. Eran clientes habituales. Además, si no estuviese segura no te lo diría.


Me quede callado, sin saber que decir, y empecé a comprender. Había estado completamente ciego. Mientra yo me preocupaba de mantener el negocio a flote, la señora se había buscado un entretenimiento.
Una solitaria lágrima empezó a caer por mi cara. Tina se acerco a mi y la secó con su mano, yo me deje hacer, estaba ausente.
Me tomó la cara con delicadeza para que la mirase y acercó sus labios a los míos. 

El beso fue el detonante. La rabia que me entró en un momento se canalizó en forma de impulso sexual.
La abracé con fuerza para devolverle el beso y empecé a acariciarla por encima de la ropa. Ella no hizo nada por rechazar las caricias, muy al contrario, estaba colaborando. Le quite la blusa, dejando a la vista dos hermosos senos cubiertos parcialmente por una delicada pieza de lencería. Mis manos se movieron con rapidez y sin quitarle el sujetador, dejaron sus pechos al descubierto. Subí su falda hasta la cintura y baje un poco sus bragas. Le hice darse la vuelta y se apoyo contra una mesa.
Mi miembro ya estaba completamente erecto. Me baje los pantalones y apoyando mis manos en sus caderas entré en ella. Se resintió un poco al principio, pero pronto sus gemidos indicaron que estaba disfrutando. En pocos minutos tuvo un orgasmo y el suyo, provocó el mío.
Después solo se oía la respiración alterada de los dos, intentando recuperar la normalidad.
Salí de ella y comencé a vestirme en silencio. Ella hizo lo mismo.

- Lo siento. No se que me ha pasado - dije
- No hay nada que sentir. No hubiese ocurrido si yo no hubiese querido

Tina se despidió, como si minutos antes, no hubiese estado entre mis brazos. Mientras, yo fui caminando hasta mi casa y pensando en lo que iba a hacer.

Decidí que los pillaría infraganti y empecé a pensar en la encerrona


Continuara


21 comentarios:

© Capri dijo...

Narras una situación muy real, por desgracia muy habitual y digo por desgracia porque supongo que debe de ser terrible el enterarse de que te estan engañando.

Como te comenté en el anterior capitulo, en ocasiones nos centramos tanto en nuestra vida laboral, externa , en lograr triunfo tras triunfo que descuidamos lo que realmente es importante: la persona que hemos elegido para saborear precisamente estos logros.

No puedo precisar si ella se arrimó a Javier por interés o si la relacción se fue deteriorando con el tiempo ya que como narras los gustos de ambos eran diferentes; pero no por ello uno tiene que ser infiel; el secreto, difícil secreto es compaginar gustos.( eso dicen , eh!!).

Es triste el pensar lo que a un hombre o una mujer se le puede pasar por la cabeza al enterarse de que su relacción es una pantomima.

No soy juez para juzgar; en mi humilde opinión creo que los dos tienen un poco la culpa : él tendría que haberse dado cuenta si realmente la queria ( no me hagas mucho caso, yo creo que uno cuando quiere de verdad nota que algo "falla") y ella poner un poquito de su parte para estar mas tiempo a su lado.

En definitiva, querido amigo , que me quedan muchas dudas y mi cabeza comienza a elucubrar que pasará.

Estoy segura que de nuevo me sorprenderás.

Un beso.

Mar dijo...

Que miedo te estoy cogiendo jajajaja, dios sabe la vuelta que le daras a esto, pero me encanta!!!

Espero ansiosa el resto antes de decir más ;) pero es tan real como la vida misma...

Besitosssssss

Rochitas dijo...

¿y yo acaso no le había dicho que la historia venía por el lado del personal a su cargo?
que rápido que posteó, se dejó apurar por sus fans

Alís dijo...

A mí me da pena Tina, usada por venganza, por despecho... ella quería, pero no creo que lo pensara de ese modo.
Estoy de acuerdo con Capri. No justifico a la esposa, pero hay culpas compartidas. Cuando los intereses son tan diferentes, o ambos ceden un poco o no hay futuro juntos posible.
Y estoy solamente divagando, porque no sé por dónde va a seguir la historia, aunque huele a tragedia...
Sigo expectante
Besitos

Ay, qué pena me da Tina...

H. Chinaski dijo...

Capri
Pues si, por desgracia es una situación habitual
En muchas ocasiones no son los triunfos lo que lleva a estar en la dinámica laboral compulsiva, sino la supervivencia, y eso siempre implica sacrificios.
Hay trabajos que permiten poca convivencia con la familia. Evidentemente se puede intentar cambiar, pero en la mayoria de las ocasiones no es nada sencillo.
Ella se enamoro al principio, pero también vio la posibilidad de tener su vida resuelta y a un buen nivel económico. No fue cuestión de gustos. La llama inicial se apago. La vida real le hizo ver las cosas de otro modo y empezó a arrepentirse de haberse casado. El hecho de la infidelidad fue una consecuencia del desencanto, un accidente.
En lo que tienes razón es en que los dos tuvieron la culpa. Javier pecó de ingenuo, y ella de ¿Exceso de ambicion? ¿de ingenuidad tambien?
No lo se

Intentare sorprenderte, no te quepa la menor duda.

Besos Capri

H. Chinaski dijo...

Mar
Mujer, tampoco es como para tenerme miedo.
Vueltas tendrá y real, intentare que lo siga siendo.

Besos

H. Chinaski dijo...

Rochitas

Pues en este caso acertó. Una parte de la historia ha venido por parte de una empleada del protagonista.

Querida amiga, en esta casa no hay ningun artista, luego no puede haber fans.
Hay amigas y amigos que, como usted, se toman la molestia de escribir unas palabras emitiendo opiniones, que yo agradezco en el alma.
¿Que menos que intentar corresponder a sus deseos?

Besos

H. Chinaski dijo...

Alis

No estoy de acuerdo contigo.
Tina no fue usada por venganza. Ya dije que el también sentía cariño por ella. Tampoco fue un violación consentida. Los dos estuvieron de acuerdo. Ella misma le dijo que no hubiese ocurrido si no hubiese querido. En todo caso el es culpable de no estar enamorado de ella en esos momentos. Si es que eso es ser culpable.
Como le dije a Capri, los dos tuvieron parte de culpa. Siempre es asi.

Besos

Iván dijo...

MI GRAN AMIGO CHINASKI A ESTAS ALTURAS JAJAJAJAJAJA.
ESTOY SIN COMPU!!!!!!!!!!!! POR ESO DEMORE EN ESCRIBIRLE.
AYER ME IMPRIMI LOS DOS CAPITULOS EN EL TRABAJO Y ANOCHE LOS LEI.
ME ENCANTA ESTE CUENTO PORQUE NO SE PARA DONDE VA A DISPARAR Y ESO HACE QUE ME MANTENGA ESPECTANTE A LA TERCERA PARTE QUE ESPERO NO DEMORE.
EN CUANTO AL TEMA DE DEBATE, YO ME QUEDE PENSANDO ¿Y SI EN REALIDAD TINA LE MINTIO PORQUE ERA ELLA LA QUE QUERIA TENER ALGO CON EL? ESA NO SE LA ESPERABAN EH EL TEMA ES QUE SE ME PASO POR LA CABEZA QUE TINA PUEDE ESTAR MINTIENDOLE PORQUE SE QUEDO CON LA ESPINA QUE FINALMENTE NUESTRO PROTAGONISTA SE HAYA CASADO CON OTRA Y NO CON ELLA. INVENTO EL ENGAÑO SABIENDO QUE NUESTRO PROTAGONISTA LE IBA A CREER YA QUE EN EL PASADO HABIA SIDO VICTIMA DE ALGO PARECIDO. LA REACCION FUE PAGARLE CON LA MISMA MONEDA Y OH CASUALIDAD TINA ESTABA ALLI. OJO ESTOY FANTASEANDO UN POCO CON EL TEMA NO TOME A MAL ESTO CHINASKI ES SOLAMENTE QUE ESTOY DE ACUERDO CON USTED QUE CUANDO HAY UNA INFIDELIDAD DE POR MEDIO (SI BIEN NO ESTOY DE ACUERDO SIEMPRE PREFIERO LA VERDAD POR CRUDA QUE SEA) LA CULPA ES COMPARTIDA. ES NO ELEGIRSE DIA A DIA LA PAREJA ES UN TRABAJO Y DEPENDE DE DOS PERSONAS SINO NO HAY FUTURO.
BESOS

LuluZiña dijo...

CHINASKI FIRME COMO IVAN PERO SOY YO LULUZIÑA JAJAJAJAJA UN COMPAÑERO MIO USO LA COMPU Y ME DEJO SU CORREO
MIL PERDONES ¿HAY FORMA DE CORREGIR?

SALUDOS

Rochitas dijo...

YO ME ENCARGO DE LA ENCUESTA DE SI HAY O NO FANS.
IVAN ME SUENA A LULUZIÑA ...
COMO DESCRIBIO ESA ESCENA DE LA MESA AMIGO, Y DESPUES DICE QUE NO ES UN ARTISTA. QUE ETIQUETA SE NECESITA PARA SERLO.

H. Chinaski dijo...

Ivan / Luluziña

QUERIDA AMIGA, NO DEBE PASAR NI UN DIA MAS SIN SU COMPU!!!!. dEBA USTED CONTRIBUIR A MEJORAR LA ECONOMIA DE SU PAIS ADQUIRIENDO UNA NUEVA, O EN SU CASO REPARANDO LA QUE TENIA.
nO ME GUSTARIA SER EL CAUSANTE DE QUE LE TIREN DE LAS OREJAS EN EL TRABAJO POR UTILIZAR LOS MEDIOS DE LA EMPRESA PARA TEMAS PERSONALES. TENGA CUIDADO QUE LAS PAREDES OYEN Y LAS LAMPARAS VEN.
DISPAROS NO VA A ENCONTRAR EN ESTE "CUENTO".
TEMA DE DEBATE ¿ES QUE HAY UN TEMA DE DEBATE?
HACE USTED UNA INTERESANTE PROPUESTA QUE SERIA MERECEDORA DE UN DESDOBLAMIENTO DEL RELATO EN DOS DIRECCIONES, PERO TEMO QUE LOS LECTORES ACABARÍAN AGOTADOS.
Y NO SE DISCULPE QUE UNO SE TOMA A MAL YA POCAS COSAS
BESOS

H. Chinaski dijo...

Rochitas

LE RUEGO QUE CUANDO TENGA LOS RESULTADOS DE LA ENCUESTA ME LOS COMUNIQUE, POR SI TUVIERA QUE MODIFICAR MI FORMA DE ACTUAR
ACERTÓ USTED. EN ESTE BLOG, POR AHORA, SOLO HAY DOS PERSONAS QUE UTILIZAN LAS MAYÚSCULAS PARA COMENTAR.
ENTIENDO QUE SIN ANIMO DE GRITAR.
LO CURIOSO ES QUE EN SUS POST NO LAS UTILIZAN. ME LLAMA LA ATENCION.
TENGO CURIOSIDAD POR SABER A QUE ESCENA SE REFIERE
ARTISTA ES AQUELLA PERSONA QUE REALIZA O PRODUCE OBRAS DE ARTE, SEGUN LA WIKI Y YO, QUERIDA AMIGA, DISTO MUCHO DE TAL MERECIMIENTO

**BaBY** dijo...

Me leí de un tirón los dos capitulos.
Me gusta mucho como escribes.
Un cálido beso.

Stanley Kowalski dijo...

Wow! En tres meses pasó de ser un hombre libre a un casado y supuestamente cornudo! Esto cada vez se pone más interesante!!
Me encanta como viene la historia, aquí sigo firme esperando la continuación!!!

ABRAZOS QUERIDO AMIGO!!

Rochitas dijo...

Amigo,
ahora hay 3 que utilizan las mayúsculas :P
En mi caso particular se trata de simple descuido, y de no querer retipear. Al inicio lo hacía para localizar más facilmente mis comentarios. Nunca lo tome como un grito.
Ya tiene en mi blog -a medias- lo que me pidió.
Recuerdo haberme deleitado especificamente por uno escrito por Silencios y J. Eme, además de la gran mayoría de los de Capri. Incluído el que venía censurado.
hay que saber hacerlo, y no considero estar a la altura.
Con respecto a los suyos. Aún sigo eligiendo las sutilezas con las que describió y transmitió casi filmicamente las escenas de aquel relato en Paris.

Escribir es seducir dijo...

MIS MAYUSCULAS FASTIDIOSAS PARA MUCHOS SON PURA Y EXCLUSIVAMENTE UN ATREVIMIENTO QUE ME TOMO JAJAJAAJA NADA DE GRITOS POR DIOS SOLO UNA "MALA" COSTUMBRE

SALUDOS

MI COMPUTADORA ESTA EN EL TECNICO!!!!!!

H. Chinaski dijo...

Baby
Es una agradable sorpresa volver a verte por aqui.
A mi tambien me gusta muchjo como escribes tu. Espero poder leerte pronto.

Besos

H. Chinaski dijo...

Stanley
Hay quien dice que en determinados momentos, la vida pasa delante de nosotros en un minuto.
Imagina lo que puede ocurrir en tres meses.

Un fuerte abrazo amigo

H. Chinaski dijo...

Rochitas

En mi caso la utilizacion de las mayusculas ha sido totalmente coyuntural.
Leere con calma y como se merece su entrada para opinar.
Es cierto, querida amiga que hay a nuestro alrededor gente que domina la pluma erotica con maestria. Estoy seguro de a usted le sobran cualidades para escribir de esa guisa. Solo tiene que probar.

H. Chinaski dijo...

Luluziña
Ya se que no pretende usted gritar al escribir, de lo contrario, sufriria una afonia cronica.

Espero que su computadora se recupere pronto

Saludos