miércoles, 2 de junio de 2010

LA OUIJA ( Y II )



Antes de darnos tiempo a formular la siguiente pregunta comenzó a moverse otra vez hasta que formó una nueva frase

- Avisad a Josita
En ese momento vi como Carmen empezaba a palidecer mientras todos nos preguntábamos

- ¿Quién es Josita?
Pero la pregunta no iba dirigida al ente sino que se había formulado como un comentario entre nosotros.
El vaso empezó a moverse, habiendo un único  dedo que lo rozase, a la misma velocidad que antes y en algunos instantes, ese dedo no era capaz de seguirlo.
La respuesta provocó un grito de exclamación de Carmen que nos asustó a todos

- Es mi hermana
La única mano que mantenía el contacto se retiró y el vaso paro su movimiento.  Preguntamos a Carmen el motivo del grito.

Al principio, Carmen no había caído en la cuenta de que conocía al “ente” que se nos manifestó, pero al escuchar el año de su muerte y la petición de avisar a su hermana lo recordó.

Santi era un joven de 24 años, de familia acomodada, que tuvo la desgracia de caer en el mundo de la droga. Habitual de la noche zaragozana. Tenía una hermana, Josita. Era conocida de Carmen.
Frecuentaba un restaurante vegetariano llamado “La Calabaza”, donde encontraba a los proveedores de la heroína que necesitaba consumir cada día.
Una mañana su madre lo encontró muerto en su cama. La noticia corrió como la pólvora. Los medios de comunicación locales se hicieron eco. Y, realizada la autopsia, el diagnóstico fue muerte por sobredosis de heroina.
En el entorno mas allegado de su familia, se comentó que quería salir de ese mundo. Estaba trabajando con la policía para “cazar” a sus suministradores.

Después de contarnos la historia y con los nervios a flor de piel, retomamos la sesión.
Le preguntamos quien le había suministrado la droga y nos dio dos nombres que Carmen conocía, relacionados con ese entorno.

Volvimos a preguntar

- ¿Cómo avisamos a Josita?
- Llamadla por teléfono a mi casa
- No sabemos el número
El vaso empezó a dirigirse hacia los números que estaban en la mesa y a medida que los señalaba, los íbamos anotando.
Ninguno nos atrevíamos a marcar ese numero de teléfono, pero todos queríamos saber si era cierto.
Por fin, Juan se decidió y empezó a marcar.
Antes de que respondiesen a la llamada, el vaso se empezó a mover de nuevo escribiendo

- No está en casa, está con mi abuela.
Contestó su madre y confirmó lo que nos acababa de marcar el vaso.
Entonces fuimos todos los que nos asustamos.
Después de un tiempo recuperamos la compostura y reanudamos la sesión una vez más. No podíamos quedarnos así.
Le preguntamos nuevamente lo que quería y volvió a contestar

- Necesito luz, más luz
Ninguno sabíamos lo que eso significaba, pero yo había leído que el grado de “felicidad”  de un ente de ese tipo va en función de la “luz” que tenía
- ¿y que podemos hacer para que tengas mas luz?
- Hacedme misas y que mi familia este presente.

Mantuvimos un tiempo más las preguntas y cuando llevábamos más de cuatro horas de sesión decidimos despedirnos. Pero antes le hicimos la pregunta equivocada. La que no debimos haber formulado por las consecuencias que nos trajo. Más tarde iríamos pagando uno a uno.



- ¿quieres que nos volvamos a reunir?
- Si. El día 7 del próximo mes.
Nos despedimos y el terminó escribiendo

- C I A O
Permanecimos un poco absortos intentando saber lo que estaba diciendo…. Hasta que Carmen cayo en la cuenta de que cuando vivía siempre se despedía diciendo Ciao (adiós en italiano)

La sesión terminó. Charlamos un poco sobre los acontecimientos y lo cierto es que todos teníamos un animo bastante jovial. Nos sentíamos bien.
Fui a llevar a Marta y a Carmen a sus casas dado las horas que eran. Cuando bajamos al garaje a medida que nos acercábamos a mi coche, vi otro coche aparcado al lado, que no era conocido y en un sitio donde no debía estar, con tres personas dentro y una pinta que no me gusto nada.
No quise decir nada a las chicas para no asustarlas, pero yo me asusté.
Abrí las puertas, nos metimos dentro y puse los seguros saliendo de allí a toda velocidad.
Al volver a casa opté por aparcar en la calle
Al día siguiente me enteré de que habían robado y destrozado en cinco coches del garaje.
¿Tuvimos suerte o alguien nos ayudó?
Pasaron las semanas y como no éramos un grupo que nos reuniésemos habitualmente, cada uno estaba en sus cosas.
Mi hermana y Juan estudiando en Barcelona, a la novia de Juan tardamos mucho en volver a verla, Carmen, Marta y yo en nuestros respectivos trabajos en Zaragoza.

Llegó el verano y no nos habíamos vuelto a reunir. De vez en cuando lo comentábamos, pero sin muchas ganas de hacerlo. Tampoco le hicimos ninguna misa a Santi, tal y como nos pidió. Ni, por supuesto se lo había contado nadie a su familia. A ver como se cuenta una cosa así.

Mi hermana Rebeca y Juan se quedaban, junto con otros compañeros de facultad, en un piso de las Ramblas que habían alquilado ese año. Algunas noches, mientras estaban estudiando, empezaron a notar que tenían compañía, aunque esta no se dejaba ver. El volumen de la música subía y bajaba solo repetidas veces. Una bombilla de una lámpara permaneció encendida durante 48 horas sin que se pudiese desconectar del interruptor y cuando intentaron quitarla de la lámpara para que se apagase de una vez, la bombilla estaba fría.
En fin, pequeñas anécdotas……….. Excepto una.
Un anoche decidieron hacer entre los tres que estaban una sesión de ouija.
Todo fue normal hasta que el vaso le dijo a Juan que fuese a uno de los dormitorios de la casa, que no usaba nadie. Fue allí y cerró la puerta.
Transcurrido un tiempo, mi hermana empezó a mosquearse. Lo llamaron pero no obtuvieron respuesta. Se levantaron y fueron hacia la habitación. Cuando llegaron a la puerta, oyeron unos extraños sonidos que salían de la habitación y abrieron la puerta. Lo que vieron les dejó helados y de momento no supieron que hacer.
Juan estaba tumbado en la cama, con evidentes signos de estar ahogándose y con sus manos intentando zafarse de lo que le oprimía el cuello, que era……..nada.
Cuando reaccionaron se acercaron a la cama intentando ayudarle pero les resultaba imposible por que no había nada visible que provocase esa situación.
Ante la impotencia de ver como su amigo empezaba a ponerse cianótico por la falta de oxígeno, solo se les ocurrió arrodillarse y ponerse a rezar.

Poco a poco la cara de Juan fue recobrando su color habitual. Cuando estuvo algo recuperado, lo levantaron y salieron corriendo de la casa.
Pasaron la noche sentados en el suelo, en la calle, frente al portal de su casa, hasta que amaneció, sin atreverse a subir de nuevo al piso.
Comentaron dos cosas.
Les sorprendió cuando alquilaron la vivienda que había distribuidas por todas las habitaciones imágenes religiosas.
La segunda es que era un día 7

Carmen, permaneció ingresada ese verano en un centro hospitalario bastantes días…. por la reacción de una aspirina. Estaba cansada de tomar aspirinas y nunca le habían sentado mal. Al parecer también le ocurrió un día 7

Yo en esa época trabajaba en una industria haciendo turno nocturno.
En una zona de una línea de producción en la que no había nadie, vi que se estaba produciendo un problema en una máquina que estaba elevada a 4 metros de altura.
Para intentar resolverlo, en lugar de pedir ayuda tomé una escalera, la apoyé en una pared y subí a ver lo que ocurría. Al llegar al extremo final de la escalera, a esos cuatro metros, ocurrió algo que es físicamente imposible. La escalera comenzó a caer…… pero hacia atrás
No se escurrió por la pared, sino que, como si algo hubiese tirado de ella vi como empezaba a caerme de espaldas.
Tuve suerte y “solo” me rompí la clavícula.
También ocurrió un día 7



Después de todos esos acontecimientos, decidimos hablar del tema.
Optamos por pedir unos oficios religiosos.
Carmen habló con la familia de Santi (Supongo que les diría que se iba a celebrar alguna misa en su memoria pero nada más) y también asistieron

Unos días más tarde nos volvimos a reunir para hacer una nueva sesión
Volvió a aparecer Santi.
Confirmó haber tenido algo que ver con los accidentes, ya que no habíamos cumplido con nuestra promesa.
Dijo que lo hacía a modo de recordatorio.
Que ya tenía lo que pedía

Cinco años más tarde.
No habíamos vuelto a repetir la experiencia
Nueva casa.
Nuevos amigos conocidos en un viaje
Mi pareja, la otra pareja y yo
Nueva sesión de ouija en una sobremesa, para pasar el rato.

- ¿Quién eres?
- Santi
Recogimos el tablero y nos fuimos a tomar algo a la calle.

No he vuelto a intentarlo

FIN

Lo relatado es real. Ocurrió tal y como se ha descrito.
Los nombres se han cambiado
Imagenes tomadas de Google

 

19 comentarios:

anamorgana dijo...

Hola, he leído este relato y me ha resultado super interesante.
Puedo creer que es real porque sé de otros casos y por eso no la practicaría. También sé de adolescentes que juegan con cosas no son juego.
Besos

Stanley Kowalski dijo...

El relato es fabuloso, y claro que te creo que es real, porque como en el comentario anterior te dije que yo lo había hecho, sé de que va lo del tablero Ouija y también lo que salió se comprobó que era verdad.

Ahora el clima de suspenso que mantiene este escrito es fantástico!
Carlos, vos ya estás para cosas mayores (una novela)

Un enorme placer poder visitarte nuevamente y pasar un rato de buena lectura.

Abrazos amigo!

Stanley Kowalski dijo...

Olvidé elogiarte las imágenes. Mejor elegidas imposible. Justo para el clima del relato!

Abrazos Carlitos!

H. Chinaski dijo...

© Capri ha dejado un nuevo comentario en su entrada "LA OUIJA ( I )":

Hola Carlos.

Bueno antes de nada te extrañará que deje aqui mi comentario sobre el post posterior a este.

Tras varios intentos, no hay manera de que me permita dejar ni una coma , jaja.

Oye! No tendrá algo que ver la ouja,porque es la pimera vez que me pasa en tu blog, a parte de que solamente he visto un comentario. Cosa rara también, o es que todavía no les has dado via libre oooooooo ya no se que pensar porque el relato está genial, de miedo pero genial.

Te preguntarás porque entonces aqui si puedo escribir, pues una que es muy "lista" sigue tus comentarios y entro desde mi correo.

Bueno al grano:

Dices que no hay que temer a la tabilla en cuestión, pero después de leer tu relato, y encima dices que ha sucedido de verdad, pues me parece que esta señora nunca la prácticará. Soy un poco paranoica, y aunque sé que los muertos no nos hacen daño, es fácil que uno se autosugestione y cualquier suceso que en la vida normal no pasaría de una simple anécdota, después de haber prácticado ocultismo se pueda relaccionar muy facilmente con sucesos paranormales.

Mira el dia 7 que es domingo, iba a hacer unos cambios en casa, cambios que requieren subirse a una escalera, me temo que después de leerte lo voy a dejar para otro día que no sea 7 ni múltiplo del mismo.

(Si me haces el favor, copia y pega el comentario en tu último post, porfi.)


Un beso Carlos.


PD) Las imagenes son geniales, haces de cada post una autentica maravilla.

Bom bom

Si, si peloteo, x si tienes enchufe con alguno de tus amigos de la Zona Oscura

jaja

:*)


Cuidate !!

Marlene dijo...

Bueno, yo spy malísima para las películas, libros, textos, cuentos... y todo lo que tenga que ver con el terror..

Y te creo porque tu lo dices..y me siento afortunada de no haber vivido algo similar. Santo cielo!! que me has tenido al filo de la silla con el corazón a mil.

Tienes una narrativa que embelesa, de verdad.. me FASCINO.

Y las imágenes ¡Por Dios! ¿ de donde las obtienes? Ayer las ví y hoy tuve que pasar rapidamente el mouse para no volver a mirarlas Ufff!! que susto.

Un abrazo Sr. Escritor
y mis respetos

Eloradana dijo...

El final del relato me encanto, saber que es verídico le da ese toque de expresión personal y detalles sin igual, me gusta tu forma de contar las cosas te seguiré no me cabe duda con tu permiso.

Y si es sorprendente lo que con una ouija de puede pasar lo se por experiencia.


Aun siendo reiterativa te felicito de nuevo por la música también con tu permiso alguna vez me servirá de fondo en mis relatos, colándome un poco en tu blog.



Saludos

Eloradana

MORGANA dijo...

Carlos,en primer lugar felicitarte por las imágenes.
Me creo a pies juntillas todo lo que dices puesto que como te dije en el post anterior,también he practicado ouija.Tán sólo decirte que no hay que jugar con fuego y si os hicieron una petición ,el obviarla os trajo ese resultado.Para concluir,te diré que el número 7 ,un número que me gusta mucho,es el número mágico.Se supone que cada 7 años,sucede un hecho importante en mi vida y por experiencia te diré que así ha sido
Para concluir,siempre tengo una vela blanca en casa por las noches para que los espíritus perdidos se vayan a la luz....
Hasta el lunes.

Food and Drugs dijo...

Vibrante historia de terror, desde luego conseguir la atmósfera adecuada es muy difícil. En ese sentido te felicito.
El miedo es un poco parecido al amor, te impide pensar con claridad y te desquicia completamente.
Por lo demás, como siempre, el relato engancha.
Saludos
:-)

Alís dijo...

Wow!!!
Si ya sabía que no quería participar en ninguna sesión de ouija (ya me bastó con otras cosas extrañas de las que fui testigo), ahora lo tengo más claro todavía.
La historia es para morirse de miedo y el modo en que la cuentas es intimidante.
Creo que ya te lo he dicho, pero cuando cuentas situaciones que has vivido transmites mucho más.
Por cierto, parece que Santi no logró el descanso total...

Te felicito por este relato
Besos

H. Chinaski dijo...

anamorgana
Gracias por tus palabras
A mi tambien me han hablado de casos mucho mas espeluznantes. Por eso, visto lo que ocurrio no he vuelto a practicarlo
Besos

H. Chinaski dijo...

Stanley
Te aseguro que real, lo fue. Espero que tu experiencia fuese menos traumatica que la mia (en todos los sentidos)
Agradezco tus palabras. Sos un amigo.
Lo de cosas mayores, requiere una dedicacion y un tiempo del que no dispongo, ademas de que no me considero capacitado para ello.
Gracias nuevamente por tus elogios

Un fuerte abrazo

H. Chinaski dijo...

Capri
No creo que el problema de entrar a comentar haya sido cosa de la ouija, mas bien parece cosa de la informatica, pero quien sabe. Ya sabes que en estas cosas es un poco como lo de las meigas, claro que nadie mejor que tu puede hablar de eso :P
Y que conste que me refiero a la zona geografica, antes de que pienses otras cosas.
La autosugestion es lo peor que puede ocurrir en temas de este calado. Se acaban viendo fantasmas por todos los rincones.
Bromas aparte. Este tema es lo bastante serio, en mi opinion como para no jugar con el.
Lo del enchufe, ya lo negociaremos, que como reza el dicho : amigos hasta en el infierno, y nunca mejor dicho

Besos Maria y gracias por tus palabras, siempre tan amables.

H. Chinaski dijo...

Marlene
No comprendo muy bien lo que quieres decir con "soy malisima". Supongo que quieres decir que no te gusta.
Gracias por tus amables palabras.
Personalmente, lo que escribes tambien me gusta mucho.
Las imagenes, como casi todo, estan en la red, solo hay que buscar las paginas adecuadas a lo que se ha escrito
Gracias de nuevo

Un abrazo Sra. Escritora y mis respetos tambien, por supuesto

H. Chinaski dijo...

Elordana
El relato tiene toques personales por ser veridico y haberlo vivido en primera persona
Para mi es un honor que pases por aqui cuando desees y por supuesto, la musica esta a tu disposicion.
Ni trabajo en la SGAE ni me gusta su estilo, asi que toda tuya.

Gracias y saludos

H. Chinaski dijo...

Morgana
Veo que haces honor a tu nick. Intuyo que eres un experta consumada en estas lides. Yo he sido un modesto aficionado pero he sabido respetar lo que llevaba entre manos

Besos y gracias Mª Jose

H. Chinaski dijo...

Foods and Drugs
Coincido con tu opinion sobre el miedo, te puede acabar desquiciando si no llegas a dominarlo.

Gracias por tus palabras

Saludos :-)

H. Chinaski dijo...

Alis
Tenemos tendencia a temer lo que no comprendemos. Es logico.
Te aseguro que no pretendia transmitir miedo, aunque tampoco he hecho nada por evitarlo.
Aciertas en lo de Santi. Si despues de bastantes años volvio a aparecer, supongo que no descanso totalmente. Al menos entonces

Gracias por tus palabras
Besos

H. Chinaski dijo...

Quiero pediros disculpas a tod@s por los retrasos acumulados.
Intentare ponerme al dia poco a poco

Besos y abrazos

alma dijo...

Uyyy....vasos manos...mundos...