miércoles, 16 de septiembre de 2009

OTRA IMPRESCINDIBLE (SUBJETIVAMENTE HABLANDO CLARO)

Esta vez, mi recomendación va para una película satírica, mordaz, que te hace reir en muchas ocasiones y que, sobre todo, tiene muy poquito de ciencia ficción. La doble vida "soñada"

Es real como la vida misma. Representa la realidad de muuuuuchas parejas de la franja media. Clase media, mediana edad, ingresos medios, ..... etc.

¿Por qué me gustará tanto?

H. Chinaski

11 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Aún no la vi, pero después de ver este trailer, haré lo imposible por conseguirla. Me fascinan este tipo de películas. Las invasiones bárbaras fue un film estupendo.

Muchas gracias por la visita, sos muy amable.

UN ABRAZO.

H. Chinaski dijo...

Yo no he visto las invasiones bárbaras, pero ya estoy en ello.
A mi también me encantan este tipo de películas,
Ya nos iremos pasando títulos
Te gustará la edad de la ignorancia.
Ya me contarás.

UN FUERTE ABRAZO Y BUEN CASI COMIENZO DE FINDE

Shinta dijo...

La consigo ya!!

No solo los hombres sueñan y me muero de ganas de verla, eh!!

Stanley Kowalski dijo...

Mil gracias por pasarte, y por las cosas tan lindas que me dijiste.

UN ABRAZO Y BUEN FINDE, EN LO POSIBLE, INOLVIDABLE!!

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias por visitarme, querido amigo. Debo estar de racha, seguramente!

UN GRAN ABRAZO Y UNA SEMANA EXCELENTE PARA VOS!

Stanley Kowalski dijo...

Mil gracias por la visita. Un abrazo y que tengas un otoño inolvidable!

Stanley Kowalski dijo...

Te agradezco el comentario, sos muy amable.

UN ABRAZO.

Shinta dijo...

La estoy viendo.

H. Chinaski dijo...

Espero que te guste
Ya me contarás

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias por visitarme. James es único, por su vida, su talento y su muerte. Además, imposible de imitar, aunque lo han intentado y seguirán haciéndolo.

El domingo te espero, estás invitadísimo.

Un abrazo.

alma dijo...

Igual porque nuestras mentiras son tan verdaderas como nuestras verdades, todo vale lo mismo...al fin y al cabo con ellas creamos nuestra realidad