domingo, 2 de mayo de 2010

VIVIR EN EL CORREDOR DE LA MUERTE



Llevo tres años viendo las mismas paredes, las mismas grietas. Mi vida transcurre cada día, exactamente igual al anterior, aunque no deja de ser un eufemismo llamar vida a esto. Es la rutina que te va consumiendo hora tras hora. Es la espera de un final que conoces pero no sabes cuando va a llegar.  Pueden ser días, meses o años. Estoy sujeto a extraños designios que decidirán durante cuanto tiempo mas puedo seguir respirando.
Paso horas mirando al techo y recordando imágenes que permanecen vivas en mi retina. Acontecimientos de mi existencia que me llevaron hasta donde hoy estoy.
Pienso a menudo en mis hijos. Frank ya ha cumplido once años y Lisa siete.  Imagino como serán ahora. Frank era igual que yo y Lisa era como su madre. Desde que ocurrió aquello, no los he vuelto a ver.  Ya han pasado tres años.
Cuando me lo permitía mi trabajo, jugaba con ellos, íbamos al campo, al cine. Creo que fui un buen padre.
¿Pero por que pienso en pasado si todavía estoy vivo?
Esta noche no he podido dormir. Una más.
Son las tres, ya vienen a traer esa bazofia que llaman desayuno. Ni siquiera a nosotros nos quieren alimentar con dignidad.
Recuerdo que los primeros meses perdí hasta mi identidad. Solo era un número. Un número que ya no podré olvidar. Los guardias no me llamaban por mi nombre sino por mi número.  Hasta ese extremo quieren alienar a los que estamos en el corredor.
Me dejan salir al patio una hora al día. Es el mejor momento. Vuelvo a ver la luz aunque sea rodeado de hormigón y de guardias armados. Veo que el sol sigue saliendo, a pesar de mi situación, como si no pasase nada.



Mi madre viene a verme cada quince días.
Es la única que lo hace desde el principio.
Es la única que no me dio la espalda, aunque no lo aceptó.
Es la única que me quiere a pesar de lo que hice.
Siempre he pensado que ser madre, transforma a la mujer en un ser especial para  con sus hijos.
Sus visitas resultan cada vez más dolorosas para los dos. Yo acerco mi mano al cristal blindado y ella apoya la suya desde el otro lado, intentando establecer un contacto físico  imposible. Intentando que el cristal se convierta en  vehículo de calor y sentimientos.
Con la mano libre cogemos el teléfono y ella me cuenta las novedades de los últimos quince días. Intenta que no pierda la esperanza. La resolución de la apelación esta próxima y el abogado me ha dicho que hay muchas posibilidades de que se tenga que repetir el juicio.  Me dice sin  mucha convicción, pero intentando que yo lo crea.
Ha envejecido treinta años en tres.
Profundas arrugas, antes inexistentes, surcan un rostro que ahora tiene una permanente expresión de tristeza. Sus hermosos ojos están hundidos y sin vida, sin la chispa que les daba esa belleza.  Las  lágrimas derramadas los han secado.
A pesar de eso, en cada despedida, veo como se tornan vidriosos y reprime sus ganas para no hacerme sentir peor. Los míos siguen su ejemplo.
Pega al cristal las últimas fotografías de mis hijos para que vea como están y yo tengo que morderme el labio para no gritar de dolor.
Llorar aquí no es fácil. Nadie debe verme. Solo  puedo aprovechar las horas de soledad que  paso en la celda.

Hoy ha venido mi madre con mi abogado.
Traian noticias
Después de repetir el ritual de la mano en el cristal, el abogado ha cogido el telefonillo.
 Yo lo sabía antes de que me lo dijese.
Sus caras hablaban por ellos, especialmente la de mi madre.
En esta ocasión,  a la vez que el abogado me lo comunicaba, mi madre y yo nos estuvimos mirando.
Ninguno de los dos nos pudimos reprimir. Las lágrimas afloraron  sin obstáculos, como si se quisiesen desquitar de haber permanecido tanto tiempo ocultas. Ya no me importaba que me viesen.

No habrá  repetición del juicio. La apelación ha sido rechazada.
La fecha de la ejecución  ha sido fijada para dentro de veintiocho días.
Pronto, el corredor de la muerte tendrá un inquilino menos.

Aunque no se por que, he tenido una sensación de paz y liberación después de conocer la noticia.
Solo lo lamento por mi madre. Por muy fuerte que sea, ninguna esta preparada para ver morir a un hijo  



48 comentarios:

H. Chinaski dijo...

Desde hace tiempo me pregunto lo que puede sentir un condenado a muerte que espera durante años a que se cumpla la sentencia.
Probablemente, ese tiempo sea peor que la propia muerte

Un saludo a tod@s
H. Chinaski

Antonio Misas dijo...

Chinaski,
No nos dices lo que hizo este tipo. Le queremos juzgar, jaja, porque si no, todo es demasiado suave, demasiada cordura y sensatez, demasiado amor en todo esto.
Está muy bien cuando el tío se pregunta por qué piensa en pasado, pero luego no nos dejas ver que hizo, si eso le atormenta o no. Entonces tenemos que pensar que el tipo no hizo nada por lo que deba de estar condenado a muerte o que es un perfecto sicópata...
Un abrazo

ilitia dijo...

Me encantan las emociones humanas en el límite de lo adverso, daños colaterales de aquellos tiempos en que quise ser psiquiatra y aún no había sucumbido a las letras.

Imagino que alguien que es condenado a muerte nunca percibe en sus totalidad la gravedad de la situación, tampoco está nadie preparado para ello. Posiblemente un sentimiento tan extenso se quede limitado entre las paredes encefálicas o las propias paredes de la celda. Algo tan pavoroso siempre se simplifica, quizás en indiferencia, quizás refugiado en el dolor de una madre.

Seguramente el subconsciente o el propio criminal haya muerto mucho antes de su ejecución.

Parfait. Besos Chinaski.

Shinta dijo...

En este momento, no me importa lo que hizo. He sentido una inmensa pena, quizás por el tema musical que lo acompaña, quizás porque está lloviendo o porqué estoy triste. No sé....

El caso es que mirando el aquí y el ahora.... ese hombre sufre por otros, y el sufrimiento ajeno resulta siempre duro por muy de hierro que estés hecho.

© Capri dijo...

Muy bueno Carlos.

En ocasiones la vida se amsemeja a ese corredor de la muerte, al fin y al cabo, nuestra vida es un camino con el mismo final.

No tengo ni idea de lo que se le puede pasar a un condenado, pero aún asi supongo que lo que siente es un gran vacío, la muerte antes de la muerte. Una vida sin futuro aguardardo su destino, sin esperanza, y con la pena de hacer sufrir a quienes lo quieren de verdad, en este caso su madre.

Opino, y perdona si me equivoco que esto es más que un relato, es una reflexión, al menos en mi caso.

Disculpa mi comentario estos días tal vez me sienta un poco como él.

Un beso.

pd) Tu final me es familiar, mi abuela comenzó a morir el día que perdió a mi padre.

cleopatra dijo...

La espera...esa terrible que no espanta los cuervos, es tan terrible que se desea la muerte.

Ese corredor...esa imaginación y la eterna pena de saber que nos van a ejecutar.

Triste y alejada de la pena de muerte, sólo digo que me consterna que haya países, en nombre del Estado, que maten...así, con total impunidad y ausencia de culpa.

Chinasky...mi amado Bukowski, te sigo.

No quiero perderte en estos recovecos.

Te beso.

Increíble blog!

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Me ha encantado tu entrada. Yo también pienso que tiene que ser más duro ese momento que el final en sí, no? Buen texto. Y me ha gustado que no hayas contado cuál fue el delito.
Un beso.
LADY JONES

Alís dijo...

Sin duda, la espera debe de ser peor que el momento de la ejecución. Éste, con todo lo que debe suponer, es unos minutos y después la nada, pero la espera tiene que ser terrible, el verdadero castigo.
Yo sí he echado en falta, más que saber qué hizo, saber si se arrepiente o no, porque supongo que ese detalle cambia radicalmente el modo de esperar la propia muerte.
En tus últimos textos aprecio cambios en ti, o en tu forma de escribir y los temas que tratas. No sé con qué me voy a encontrar cuando entro a tu casa, y siempre es agradable recibir sorpresas.
Un beso grande

H. Chinaski dijo...

Antonio
No digo cual fue su delito, por que no es lo que quise resaltar en la historia.
Hombre, cordura, sensatez y amor los puede manifestar hasta un asesino.
Te puedo decir que cuando cree el personaje, las premisas eran: Es culpable, no se arrepiente de lo hecho, asume su castigo y era una persona normal hasta que las circunstancias le hicieron dejar de serlo.

Gracias y un abrazo

H. Chinaski dijo...

Ilitia
A mi me encanta que mis personajes sobrepasen ese limite, pero lo justito. Daños colaterales de un observador de la mente humana
Nunca conocí a un condenado a muerte, pero supongo que su mente empieza por estadios de dientes de sierra y acaba en una linea plana o casi plana.
Creo que se simplifica por que es imposible de asumir.
Estoy seguro de que el criminal ya esta muerto cuando lo ajustician.

Besos y gracias

H. Chinaski dijo...

Shinta
Lo que hizo no era relevante para el relato.
El tema musical, ciertamente es melancólico. La lluvia también lo es. Y la tristeza es la esencia de la melancolía, osea que es normal que hayas sentido pena.
El hombre sufre por otros y por si mismo. Es dificil no sufrir en su situacion

Gracias y besos

Ondina dijo...

¡¡Me fascinan tus textos, la óptica con la que enfocas cada uno.!!

28 días y todo terminará, 28 días como un ciclo lunar.

Coincidencia o no, lo curioso es que la gestación de un hijo en el vientre de su madre se divide en ciclos de veintiocho días.

Vida y muerte. Alegría por el que nace, dolor por el que muere.

A él sólo le queda la espera de un encefalograma plano.

A ella la espera de reunirse con quien es sangre de su sangre.

No hay mayor dolor que el sufrimiento de un ser querido.


Un corredor que estoy segura que lo pueblan más de un inocente como ya se ha desmostrado en más de una ocasión.

Un beso desde mi mar.

Stanley Kowalski dijo...

Excelente relato Carlos, me gustó muchísimo. Un tema duro, sórdido, pero le diste un tono de humanidad en tu inmejorable narrativa. Felicitaciones!!

ABRAZOS Y BUENA SEMANA!!

H. Chinaski dijo...

Maria
En determinados momentos de nuestra vida pasamos por situaciones asimilables a la descrita, metafóricamente hablando. Coincido contigo
El condenado a muerte, supongo que pasa por distintos procesos mentales hasta que la pena se ejecuta. Pero pienso que, al menos al principio, valora la vida en un grado que no tuvo en cuenta cuando se la arrebato a otros. Cuando empieza a tomar conciencia de lo inevitable de la situacion y la intenta asimilar, ademas de tener miedo a lo desconocido, a lo que hay detras, empezara a pensar en los que ha querido y le han querido. En los que le quieren y sufriran por el.
Estoy convencido de que sufren por ellos y cuando lo inevitable llega, por si mismos.
En cierto modo he pretendido lo que dices, mas que relatar una situación concreta, dejar una reflexión sobre aspectos que a veces nos hacen olvidar que el condenado sigue siendo un ser humano. Por grave que haya sido su crimen.

No tengo nada que disculparte. Tu comentario me parece muy acertado y solo lamento haberte traido con el texto recuerdos tristes

Gracias y besos Maria

Rochitas dijo...

desde el 8/04 no he podido leer nada y hoy lelgo y me encuentro con tamaña historia.
Ha sido como ud bien dijo un atracon cultural que cesará el domingo, además de un secuestro contra mi voluntad.

Jasonia dijo...

Soy madre.
Ufff!!!

Besos.

P.D.- Me gusta cómo escribes. Intentaré pasarme más a menudo.

MORGANA dijo...

Hola Carlos,he visto tu comentario en mi blog de terror y vengo a este maravilloso mundo oscuro.
me encanta y me agrego como seguidora,con tu permiso,claro.
al no tener la opción de seguidores ,si te interesa seguirme basta con copiar mi link.
Volveré,no lo dufdes...la música preciosa.
Besos

Ricardo J. Román dijo...

Me han recomendado este blog. Estoy seguro que lo vendré a visitar muy a menudo.

Te enlazo...

Saludos.-

MORGANA dijo...

Carlos,vengo de tu otro blog,pero es una provocación,con esos dulces tan apetitosos....una delicia.
Tienes razón el tiempo,maldito tiempo,esa es una de las razones,por las que no tenga habilitada la opción de seguidores.Se agrega muchísima gente y no tengo tiempo para todo.
De esta manera uno puede ser más selectivo y elegir quién o no merece la pena..la mereces sin duda alguna.
Bueno ,ya sabes algo de mí,que no paro...jajaja
Besos Carlos y un placer el haberte encontrado.
Morgana

Ricardo J. Román dijo...

Es bueno que hayas observado la escena del niño en la carretera con cementerio de animales de Stephen King. Soy un lector de King, por no decir fanático, y muchas veces ese gusto transpasa el papel; como seguramente lo habrás hecho tú en este relato, que me hizo recordar El Pasillo de la Muerte / La Milla Verde, de Stephen King.

Asimismo, resulta curioso, porque estaba escribiendo una novela hace poc y la llamé La Zona Oscura, y así se llama tu blog. ¿Casualidad? No lo sé. Quizá el nombre tiene como referencia La Zona Muerta o La Torre Oscura de King.

Ahora bien, lo que sí no niego es la originalidad de tu relato. Me gustó mucho. Me hubiera gustado saber un poco más del preso, pero es cuestión de gustos.

Saludos.-

H. Chinaski dijo...

Cleopatra
Bienvenida a esta casa
Tu visita es un placer
Yo tambien te sigo

La espera del final, supongo que es de las peores esperas que puede haber.
Es una tortura permanente, sin descanso, en la que solo deseas que acabe pronto.

Besos y gracias por venir

Stanley Kowalski dijo...

Gracias por visitarme, querido amigo!

Abrazos!

H. Chinaski dijo...

LADY
Me encanta que te haya encantado la entrada
Como yta he dicho antes, lo importante en el texto no era su delito
Besos y gracias

H. Chinaski dijo...

Alis
Es lo que opino. La espera debe ser lo peor.
De lo que hizo, te aclaro que no se arrepiente, lo que no quiere decir a priori que sea ni mejor ni peor persona
Gracias por tus palabras. Me gusta la variedad
Otro beso para ti

H. Chinaski dijo...

Ondina
Pues mira, no habia caido ni en lo del ciclo lunar ni en lo del otro ciclo,
La espera para el es menos dolorosa por el hecho en si que por lo que ve sufrir a ella.
Por desgracia, tienes razon y en esos corredores acaba gente inocente y que por falta de recursos no puede demostrarlo.
Gracias
Un beso dulce desde mi cocina

H. Chinaski dijo...

Stanley
Gracias por tus palabras amigo.
El tema es duro, pero no por eso menos interesante

Un abrazo y buen fin de semana

H. Chinaski dijo...

Rochitas
Espero que tu viaje cultural te haya compensado la ausencia de estos mundos de Dios.
Lo del secuestro es.....inquietante
¿Piden rescate?

Besos y gracias

H. Chinaski dijo...

Jasonia
Seras siempre bienvenida

Yo soy padre y el sentimiento seria parecido

Besos y gracias

H. Chinaski dijo...

Morgana
Es un honor que te agregues.
Yo ya te tengo fichada.
Gracias por tus palabras y por tu visita.
Besos

PD: Me encanta el terror

H. Chinaski dijo...

Ricardo
Yo también soy lector de King, y personalmente, me gusta mas su primera época. Por eso me recordo la escena del camion y el niño
Lo que dices es ciertamente curioso
Quizas sea el destino
Gracias y saludos

H. Chinaski dijo...

Morgana
A mi otro blog no le puedo dedicar el tiempo que me gustaria, pero le tengo mucho cariño
Me apasionan los postres aunque sea un amateur
Gracias por venir y besos
El placer ha sido mutuo

Alís dijo...

Gracias por la aclaración. Me importaba saber si se arrepentía o no (más allá de su crimen), para entender mejor al personaje. Creo que cuando un condenado a muerte se arrepiente de su crimen tiende a "aceptar" más lo que le va a ocurrir que si no se arrepiente, por tanto su actitud ante la muerte es diferente. Es mi opinión, claro.
Besos

MORGANA dijo...

Cuídate un mundo....besos.
Morgana

BF dijo...

Muy fuerte.. realmente

H. Chinaski dijo...

Alis
Supongo que el que condenado que sabe cuando va a morir se arrepentira de todo lo arrepentible.
Creo que en las situaciones difíciles, nos olvidamos de pautas seguidas durante años y recuperamos todo aquello que pensamos que nos puede ayudar.
El ejemplo mas claro, quizas sea la religion.

Besos y gracias

H. Chinaski dijo...

Morgana

La mitad de ese mundo es para que te cuides tu tambien

Besos

H. Chinaski dijo...

BF
Bienvenida

Cierto
Muy fuerte

Besos y gracias

MORGANA dijo...

carlos..la verdad es que escribí ese poema en poco tiempo y no me pregunto si la luz hace desaparecer la oscuridad...es un poema dedicado a la gente que no tiene ética ni moral,que vive del sufrimiento de otros y su castigo será vivir en la oscuridad más absoluta.
Otro beso y cuídate.
Hasta el lunes.
Morgana.

MORGANA dijo...

Carlos,mi total agradecimiento para con Ana y decir que eres una buena persona,con una sensibilidad especial,la música que tienes me transporta a otros mundos...
Besos y hasta el lunes.
Morgana

MAR dijo...

No me gusta el tema de la pena de muerte, tengo sentimientos encontrados, pero si yo cometería un error en mi vida y me dieran un castigo el mejor sería un tiro y lamuerte inmediata a vivir muriendo detrás de una reja, sin ver ni tocar a mis seres queridos, masoqueandome pensando día y noche, en como habrían sido las cosas de distintas ..........de no haber pasado lo que te llevo a ese estado de MUERTE EN VIDA.
Madre, cuanto sufrimiento, para todas esas madres que sufren por sus hijos va mi abrazo y mi cariño eterno.
mar

H. Chinaski dijo...

Morgana
La luz siempre hará desaparecer a la oscuridad. Es una ley física :-)
El poema esta muy bien. Me gusto.
Sanguijuelas como las que citas las hay a puñaos, pero creo que a cada cerdo le llega su San Martín. A ellos también les llegara.
Respecto a Ana, no hay que dar las gracias. A mi me hubiese gustado que hicieran lo mismo si me hubiese visto en su situacion.
Gracias por tus inmerecidas palabras y me alegra que te hatya gustado la musica. a mi tambien me lleva de viaje

Besos y hasta el lunes
Carlos

H. Chinaski dijo...

MAR
Entiendo que no te guste el tema. A mi tampoco, pero es una realidad que esta ahí y convive con nosotros
Estoy seguro de que si alguna madre se encuentra en esa tesitura y te lee, lo agradecerá.

Besos y gracias

Marlene dijo...

Increíble texto, inmaculadamente narrado. Y si, es un tema que da para mucho, la culpa, los motivos de estar ahí, la Libertad, la pena de muerte, los sentimientos de las madres, de los hijos, de las esposas que agonizan una muerte lenta como esta.... afuera.

Vaya!! que no es para entrar en polémica.. nunca terminariamos.
Vengo de vez en cuando a leerte, y nunca comento... pero hoy no me pude resistir :)

Un abrazo,

Marlene

H. Chinaski dijo...

Marlene
El tema da para lo que uno quiera escribir sobre el, y aun asi quedaran cosas en el tintero. Relaciones entre los funcionarios de prisiones y los presos, burocracia que juega con vidas humanas, aplicar la ley del Talion amparándose en la legalidad vigente,sentimientos de los familiares de las victimas, etc.

Gracias por haber salido a la luz de esta zona oscura. Siempre seras bienvenida

Un abrazo

Mayte dijo...

Las esperas en cualquier momento son terribles, si el alma no anda tranquila, mucho menos imaginar lo que es esperar la muerte anunciada...terrible.

Un biko grande!

Mario dijo...

No hace falta hacerte caso para leer. Porque sigo leyendo que da gusto. Pero sí debo decirte que si he subido dos entradas a mi blog, en parte, en algo, en lo que quieras, puedas imaginar, ha sido gracias a ti. A otros, también. Pero a ellos no se lo comento.

He leído sin comentar algunas subidas celestiales y algunos descensos infernales, tuyos. Me quedo con las letras borrachas de música, preñadas de dolor.

Desde que leí "El peregrino de las estrellas", de Jack London, todo lo que tenga que ver con la muerte en pena, en pasillos mortuorios, me aterra y me llama la atención.

Un abrazo.

(Creo que no tardaré tanto en subir algo... no debo, no puedo, creo que no quiero... Así que, hasta pronto)

H. Chinaski dijo...

Mayte
Imagino que esperas de ese tipo son peores que la propia muerte

Besos

H. Chinaski dijo...

Mario
Aunque parezca que no estoy, estoy
Yo tambien he leido sin comentar tus dos entradas y quiero volver a leerlas antes de hacerlo.
Espero que me de tiempo antes de que vuelvas a publicar

Un abrazo