viernes, 8 de enero de 2010

POSESION ( I )


Si deseas escucharla, pulsa la pausa del reproductor lateral





            No se cuanto tiempo me queda.

EL esta cada vez mas cerca  del dominio absoluto y tengo que contar lo que me ha ocurrido para que no vuelva a pasar.

Habíamos llegado a un pacto, pero no lo ha respetado y yo ya no puedo hacer casi nada para impedir sus atrocidades.


Escribía en el portátil en su casa, mirando constantemente a su alrededor. Como si estuviese esperando algo o a alguien. El apartamento estaba decorado con decenas de motivos religiosos, crucifijos,  tallas, cuadros….

Lo hacia solo con la mano derecha, mientras su brazo izquierdo estaba sujeto a su cintura con un cinturón de forma que no lo podía mover. 

A pesar de su torpe forma de teclear, conseguía  escribir a buen ritmo


Empezare por el accidente. Ese fue el principio de todo




La uvimovil se desplazaba a toda velocidad,  cruzando la ciudad con todas sus luces y sirenas activadas.

La conversación entre  el conductor y el medico que estaba atendiendo al herido tenia un tono de apremio.


-          ¡Venga joder, como  no aligeres, se nos va a quedar en la camilla!

-          Voy todo lo rápido que puedo – contestó el conductor

-          Teníamos que haber llamado al helicóptero


Lo cierto es que el trafico permitía pocas alegrías, a pesar de que desde una considerable distancia se oía la llegada del vehículo.

Llegaron en pocos minutos al hospital. Habían llamado previamente para anunciar el tipo de herido que llevaban y para que tuviesen un quirófano preparado.

Al llegar siguieron el protocolo de siempre y al la vez que entraban con la camilla, el medico dio el primer diagnostico


-          Es un tráfico. Varón, unos 40 años, tiene traumatismo cráneo encefálico severo. Ha entrado en parada, pero lo he conseguido reanimar.  Ahora esta estabilizado.


El cirujano de urgencias se hizo cargo del herido y entró en un box a evaluar la situación.



La operación duro más de seis horas y milagrosamente se salvo.

Su mujer había estado sin moverse de la desvencijada sala de espera, sentada, nerviosa, llorando en silencio. Mano con mano, apretando hasta que los nudillos se ponían blancos. No tenían  hijos, y no quería avisar a nadie de la familia todavía. 

El cirujano se acercó a la sala de espera y preguntó por los familiares de  Alejandro  Navas. Ella se había levantado al ver que se dirigía a la sala  y respondió enseguida


-          Soy su mujer


El informe fue bastante escueto. Por el momento la operación había salido bien. Presentaba una fuerte contusión en la cabeza, con herida abierta que había afectado al cráneo, desprendiéndose una parte del mismo. No se apreciaban daños cerebrales, pero era pronto para asegurarlo, podría haber secuelas. El pronóstico era muy grave. Estaba con un coma inducido para evitarle sufrimientos innecesarios.


A medida que, Nieves, su mujer, escuchaba las frías palabras del medico, empezó a notar el  salado sabor de sus lagrimas. La conversación terminó con un estudiado “Lo siento”, tras el que dio media vuelta y la dejó plantada en mitad del pasillo. Muy profesional.

Una enfermera le trajo los enseres personales de su marido en una bolsa y le informó de que estaba en la UCI. No se le podía visitar, salvo en las horas establecidas.  



Pasó nuevamente a la sala de espera y se sentó para asimilar lo que le acababan de decir. No pudo evitar  recordar lo ocurrido horas antes, cuando ella le anunció su intención de separarse.

Después de quince años de  un matrimonio convencional y sin hijos, encontré un  amante sin buscarlo.  De una forma tonta. Una avería en el coche. Un conductor que me ofrece amablemente su ayuda. Conversación  banal, un café para agradecerle el tiempo perdido. Más conversación banal. Risas espontáneas que ya tenía  olvidadas. Un encuentro que parece casual,  unos días mas tarde, y   un sentimiento de atracción casi animal, que termina como suelen terminar ese tipo de atracciones, en la cama de un hotel.

Me reencontré  con mi dormida sexualidad  a la vez que, poco a poco, la atracción animal se convirtió  en un sentimiento suficiente como  para darme cuenta de que ya no amaba a mi marido, aunque tampoco amase a mi amante.

Siempre he sido directa, así que se lo dije directamente, sin anestesia, y El, que a sus 42 años se había acostumbrado a la rutina del matrimonio, no lo encajó, discutimos,  me mantuve inflexible y se marchó.



Fue un accidente tonto.  Un conductor que no respeta un paso de cebra y el coche golpea a Alejandro, que no ve nada pensando en lo que le acaba de decir su mujer. Hace una pirueta en el aire y  cae de cabeza al asfalto.

Después…la ambulancia.



Tarde  cinco meses en restablecerme. Aparentemente no hubo daños  cerebrales permanentes, pero tuve que hacer una lenta recuperación en la que Nieves siempre estuvo a mi lado. La única secuela fue un ligero temblor en la mano izquierda, que ni siquiera era permanente.



Un año mas tarde,   vivía en un pequeño apartamento, solo. La separación fue todo lo amistosa que puede ser una separación, y como yo era hombre de principios, no la había vuelto a ver. 

Seguí  con mi negocio  y busqué nuevas aficiones, ya que no me gustaban los bares ni  salir de parranda. Encontré en el ocultismo una apasionante forma de matar el tiempo. Comencé de una forma casual, cuando en la librería estuve ojeando un libro de parapsicología en el que se buscaban razonamientos científicos para explicar los fenómenos paranormales



El cine estaba lleno. Estrenaban una producción hollywoodiense con tintes de terror y posesión infernal. Una imitación más de “El Exorcista”

Me había aficionado a este tipo de películas.

Me senté en mi butaca,  a un lado un señor de mediana edad  y al otro, una bonita joven embutida en una corta falda que le permitía lucir pierna. Iba acompañada de la que parecía una amiga.

La proyección comenzó puntual y a medida que se desarrollaba la trama y se sucedían las muertes,  con los golpes de efecto correspondientes, los gritos de espanto de mis vecinas iban en aumento.

En un momento en que no sucedía nada de particular en la pantalla y la sala permanecía en silencio, mi vecina hizo tres cosas, por este orden: gritó,  me insultó y se levantó rápidamente de su butaca saliendo al pasillo central.


Un instante después del grito, vi como mi mano izquierda se retiraba de su muslo con rapidez, acción que me dejo totalmente desconcertado, tanto como su grito y el exabrupto posterior.

Podía sentir como me taladraban las miradas de la gente que estaba sentada a mi alrededor,  y en unos segundos me di cuenta de que algo iba mal. Me levanté, de la butaca con rapidez y salí del cine.

Al pasar por el hall vi como la joven estaba hablando con el personal de la sala y aceleré el paso para perderme entre la gente de la calle.

…………………

Continuara 







H. Chinaski

 Las fotografias han sido tomadas de Photobucket y Spanish Deviants

28 comentarios:

Rochitas dijo...

Le canto priiii y paso a imprimir directo para llevarmelo a mi casita ;)

Alís dijo...

Iba a bromear con que me parecía una excusa perfecta para meter mano a una desconocida eso de "yo no fui, algo me poseyó" o "unas voces interiores me obligaron a hacerlo", pero intuyo que la historia se va a poner seria.
Esto promete.
Besos

Silencios dijo...

Excelente me has dejado con ganas de más, que situación tan incomoda.
Me queda ver hasta donde seguimos el hilo de las secuelas del accidente.
Uffffff .... está muy interesante Chinaski

Besos cielo siempre.

Ana dijo...

Quiero másssssssssssss...Espero la continuación.

Muchos besitos y disfruta del finde.

H. Chinaski dijo...

Rochitas

No dudo que el canto en cuestion sera como escuchar a los angeles, pero no tengo el placer de haberlo escuchado.
Gracias

H. Chinaski dijo...

Alis
Mujer, como excusa seria bastante pobre ¿no?
En lo siguiente has acertado, la historia se pondrá mas seria.
Besos y gracias

H. Chinaski dijo...

Silencios
Cierto, esa situación tiene que ser muy incomoda, y mas si no es provocada.
Pronto sabrás como sigue el hilo

Besos y gracias

H. Chinaski dijo...

Ana
No creo que tarde mucho en haber continuación
Espero que no te defraude

Besos y buen finde para ti tambien

© Capri dijo...



Seguiré atenta a la siguente entrega, de momento no me pronuncio, siempre acabo metiendo la pata.

Ingrigante sin duda .
Un beso

Constance dijo...

Todo es muy complicado después de un accidente, pero me dejas con mucha intriga, ¿será qué? Mejor espero aquí, no tardes..

Besos de susurros

Shinta dijo...

Un accidente deja secuelas psíquicas que el tiempo no cura. No podemos medirnos las palabras por miedo a que al cruzar la calle no vayamos a ver a esa persona nunca más.

El lado izquierdo se manifiesta en lo referente a las relaciones familiares. Tendremos que ver si la secuela es culpa del accidente o de la separación.....

Seguir el relato con estos frios puede hacerlo más escalofriante.

Bsos

Escribir es seducir dijo...

ESTOY ENOJADA CON USTED CHINASKY SIEMPRE NO DEJA CON LA DUDA JAJAJAJAJAJA

AHORA HABLANDO ENSERIO COMO SIEMPRE DECIMOS CON MI AMIGA ROCHIS
ES MARAVILLOSO LEERLO ESTE CUENTO PROMETE Y MUCHO ESPERO ANSIOSA LA SEGUNDA PARTE

SALUDOS

jordim dijo...

jojo. me gusta me gusta, dale una continuación digna a esto.

Rochitas dijo...

Para mi que aparte de la casi imperceptible secuela, quedó otra más: la de apagársele el alerta y accionar sin mayores protocolos :P
Es verdad lo que dice Lulu, siempre hablamos de sus cuentos ;)
El último miércoles a las 06:00 PM hora local ¿no le zumbaron sus oídos?

alma dijo...

Yo me quedo con: No sé cuanto tiempo queda...

H. Chinaski dijo...

Capri
Errar es de humanos, pero quizas tengas razon y sea pronto para opinar

Besos

H. Chinaski dijo...

Constance
Cierto, despues de un accidente las cosas se complican....pero hay que continuar

Besos

H. Chinaski dijo...

Shinta
La secuelas psiquicas de un accidente grave pueden ser peores que las fisicas, pero hay que seguir adelante a pesar de ellas

Besos

H. Chinaski dijo...

Luluziña
Gracias por sus palabras
No querria hacerles esperar demasiado

Saludos

H. Chinaski dijo...

Jordim

Al menos lo voy a intentar

Un saludo

Constance dijo...

Primero escojo un boceto o fotografía
¿por qué? me dejaste intrigada con la pregunta.

Besos de susurros

¿Continua hoy la historia?

H. Chinaski dijo...

Rochitas

Querida amiga, supongo que quiere decir que le metió mano sin mas, como decimos por aquí. Pues no en este caso no fue un acto consciente
Y no recuerdo ningun pitido especial en mis oidos, pero a partir de ahora estare atento.

Supongo que sabe que cuando hablan mal de uno le pita el oido izquierdo y si es al contrario, el derecho. :P

Besos

H. Chinaski dijo...

Alma
En esta casa hay libertad de accion
Puedes quedarte con lo que desees.

Besos

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES dijo...

PINTA MAL LA COSA PARA EL HOMBRE... VAYA ACCIDENTE... ESPERO EL DESENLACE...

UN ABRAZO...

Rochitas dijo...

Sabe que no!
Quise decir que neurológicamente se le apagaron las alertas. Y acciona. Y perdió protocolos. Como si hubiese perdido el manual de lo que está permitido y de lo que no :P
Anoche nos reíamos de "Factotum" y la cantidad de veces que aparece su nombre :P
Despues le habrá picado el izquierdo (a cause de Roch ;) mientras al mismo tiempo Luluziña me explicaba el porque del no entendimiento de mis ultimos post, ahí el derecho TOTALMENTE. Vaya a agradecérselo ...

UD NO TIENDE MAS A ROCH NI CUANDO LE COMENTA.
NO :( "JE VOUS EN PRIE"!

Escribir es seducir dijo...

CUANTO MÁS DEBEMOS ESPERAR PARA SEGUIR LEYENDOLOOOOOOOOOOOOO? ENTRO TODOS LOS DIAS CON LA ILUSION DE VER LA CONTINUACIÓN!!!!!!!!!!!!!!

QUE LINDO NOMBRE SR CHINASKI AHORA SE DE DONDE VIENE LA H JIJIJIJIJI

Mayte dijo...

La intriga se te da muy bien...logras esa atmosfera que atrapa...y quieres más.

Un bikiño!! :D

Mar dijo...

Bueno ya me has enganchado, sigo...

Besitossssssss