jueves, 2 de diciembre de 2010

MORIR

“Cada instante de la vida es un paso hacia la muerte”
Pierre Corneille


MORIR
Temor que define nuestra nula capacidad de  aceptar  que no  todo lo desconocido, es intrínsecamente malo.
Dejar de existir en esta vida, librarnos de nuestras miserias, de nuestros problemas, de todo aquello que nos condiciona y que no somos capaces de eliminar.
A veces, solo a veces, es un panorama atractivo. 
¿Apología del suicidio?, no, no es tan sencillo
Nuestra mente no comprende ni asimila  que este hecho, no representa algo negativo per se.
Somos bufones en la corte del reino de los despropósitos

Miedo
Es inevitable caer en la trampa del miedo.
Miedo que representa el reflejo de  nuestra propia ignorancia.
Desconocimiento de hacia donde nos lleva el siguiente paso en el camino. ¿Quizás  ya no hay camino? Aferrarse a algo que, por malo que sea, al menos es conocido.
Alimentar esa bestia que todos llevamos dentro y con sutileza se va haciendo dueña de la situación, de nosotros.
Algunas veces lo provoca  un hecho desagradable que se repite día tras día, noche tras noche, sin piedad, sin descanso hasta que se produce la catarsis.
Otras, es simplemente el vacío. 



Vacío
La ausencia del todo, algo imposible incluso como concepto.
El reflejo de   nuestra decepción por todo lo que nos rodea y nos importa.
Vacío que surge cuando nuestra mente racional deja de aplicar la lógica del pensamiento. Cuando todos los resortes que mantienen la máquina en marcha se niegan a funcionar.
Sumisión absoluta al desamparo, al desánimo.
Una decepción tan profunda e inexplicable, que nos lleva a pensar…… ¿Qué puede haber peor que esto?


Pensamiento
Capacidad de razonar, el regalo más  envenenado
Dejar de pensar es la solución pero resulta materialmente imposible.
Regalo que acaba siendo el motor de nuestra propia destrucción.

“La muerte es un castigo para algunos, un regalo para otros  y   para muchos, un favor”
Séneca


13 comentarios:

MORGANA dijo...

ES EL PENSAMIENTO EL QUE NOS PRODUCE TODAS ESAS REACCIONES ENCADENADAS....MENOS LA MUERTE...
BESOS CARLOS.
CUIDATE

Marlene dijo...

Tu anterior post "Vivir" y ahora el lado opuesto "Morir" ambos increíblemente buenos. Con el talento y el prodigio mental que te caracteriza.
Se te extraña :]
La frase final de Séneca.. wow, tan breve, y tan impactante.

Un abrazo muy grande
Mar

Mayteღ dijo...

La muerte es la ausencia física irrevocable, solamente eso. Pero una persona que Amamos, siempre esta cerca, no sientes vacío, ni miedo, quizás el duelo natural...y a pesar de que estés solo sin esa presencia, sabes que tú eres el reflejo de ella en cada acto y paso que das, darás constancia de vida y camor a través de ti.

Un abrazo Carlos, disfruta mucho, mucho del fin de semana ;)

Stanley Kowalski dijo...

Fascinante lo que has escrito! Coincido con la mayoría de lo que decís. Pienso que ese miedo a morir se lo debemos a la cultura y religión bajo la cual nos criaron.
Nos preparan para la vida, no para la muerte.
En mi caso personal, hace dos años,aproximadamente; estoy leyendo bastante sobre budismo, esa filosofía que sí te enseña a aceptar la muerte como algo natural, y mengua el miedo y todo lo que tan bien explicaste.

Un placer volver a leerte!

BESOTES AMIGO!

Rochitas dijo...

VENIA A RETARLO POR LA AUSENCIA Y ME ENCUENTRO CON ESTOS PARECERES CON LOS QUE COINCIDO.
LA MUERTE, ESE OTRA MAR, ESA OTRA FLECHA, QUE NOS LIBRA DEL SOL DE LA LUNA Y DEL AMOR...
DIJO BORGES.

MAR dijo...

“La muerte es un castigo para algunos, un regalo para otros y para muchos, un favor”
Séneca
CLARO!
Yo soy basante suicida...quizá por eso no me tomo tan enserio la vida.......
Un abrazo para ti y vayas donde vayas yo voy a estar ahí.
mar

alma dijo...

la Cábala dice que el padre es el dador de la vida y madre, que da la forma, es la dadora de la muerte

© Capri dijo...

El concepto de muerte es tan relativo, Carlos.

En ocasiones uno esta muerto en vida, sin esperanza, sin ilusión, más que vivir vegeta; supongo que para vivir cuando uno llega a este estado de desidia lo mejor es morir, morir para renacer, sin miedos, sin temor y con la esperanza que la vida que de nuevo se abre camino este repleta de sensaciones, buenas o no tan buenas, pero que nos haga sentir que estamos vivos.
La muerte fisica, realmente confieso que me aterra, tal vez por que no se lo que puede haber, lo que puede suceder y sobre todo porque realmente pienso que (aunque suene fatalista) creo que no hay nada... ¿Quién sabe?...

Me gustan tus pensamientos, como siempre llegan muy, muy a dentro y me hacen refelxionar.

Un beso muy grande!!!

Stanley Kowalski dijo...

Mil gracias querido amigo! Siempre tan generoso y consecuente conmigo!

BESOTES AMIGO Y BUEN DOMINGO!!

Alís dijo...

No me da miedo mi muerte, aunque no tengo prisa por que llegue. Sí, en más de una ocasión, la he sentido como una salida, una solución, un premio. En todo caso, desde que nacemos empezamos a morir.
La que sí me aterroriza es la muerte de mis seres queridos.


Un abrazo enorme

MAR dijo...

Hoy día no la quiero para mi vida, pero muchas veces sinceramente la he deseado...hoy no, soy feliz, tengo dos hijas que son mi alegría de vivir, tengo muchas cosas que me hacen ilusión y muchos sueños por cumplir.
Hey espero tú tampoco lo estes pensando ehhhhhhhhh, mira que ya me encariñe contigo ehhhhhh.
Besos para ti y todo mi cariño.
mar

Rochitas dijo...

AMIGUITO, APAREZCA.

alma dijo...

La muerte es muy temida cuando se entiende como fin, puede que lo sea o puede que no, qui lo sa...